• facebook
  • youtube
  • rss
  • mail

¿TIENES UNA IDEA?



¿Has tenido una idea? ¡Genial!
Pero, ¿crees que es la mejor idea que podrías tener? vamos a hacer una prueba… Mira el dibujo que hay a continuación…

Dime en 30 segundos cuantos cuadrados ves… ¿Preparado? YA!

Tic, tac, tic, tac… ¿Cuántos has contado? ¿16? Lo más probable es que esa haya sido tu respuesta y, además, posiblemente no los hayas contado todos sino que habrás realizado una operación matemática multiplicando 4×4. Eso está muy bien, has resuelto el problema muy rápido pero… ¿Quieres quedarte con esa respuesta?

Échale un vistazo con un poco más de tiempo y verás que puedes encontrar hasta 30 cuadrados distintos (los 16 pequeños, 9 de cuatro cuadrados cada uno, 4 de nueve pequeños cada uno y el exterior). Lo mismo ocurre en creatividad, lo mismo ocurre con tus ideas…

Tienes un problema y te quedas con la primera solución que se te pasa por la cabeza. Puede que esa idea sea buena y puede que funcione, pero seguramente no será muy original porque no has ido más allá, no has buscado por caminos alternativos y seguramente es la solución que siempre se ha adoptado, aquella que te han enseñado que es la correcta cuando te dicen cómo se hacen las cosas.

Te propongo varias acciones, muy sencillas, para que las medidas que tomes a la hora de solucionar tus problemas vayan más allá de lo obvio y puedas generar ideas creativas para hacer las cosas de forma distinta y alcanzar resultados sorprendentes.

Cuando tengas un problema o quieras mejorar o crear algo, genera al menos 3 ideas para solucionar ese problema, si son 5 mejor. Para un poco y piensa otras alternativas a la solución de siempre. Después, valora dónde pueden llevarte y cuál se adapta mejor a lo que quieres conseguir. No te quedes con lo primero que te pase por la cabeza.

De vez en cuando, cuando vayas a realizar una tarea que haces a menudo o que te molesta hacer, plantéate por qué la haces así, o por qué la haces. Con 30 segundos basta. 30 segundos para cuestionarlas o mejorarlas. Quizá haya otras formas de obtener el mismo resultado o uno mejor, o quizás ni siquiera compense seguir realizando esa acción o esa tarea.

Escucha tu intuición de vez en cuando, aunque después no le hagas caso. La intuición es esa solución que, sin una razón aparente, te parece que puede funcionar, es una sensación… Esas intuiciones están basadas en datos que relaciona tu cerebro de forma inconsciente y, de vez en cuando, conviene tenerlas en cuenta porque aunque tu cerebro consciente no tenga todos los datos para analizarlas racionalmente, tu inconsciente ya las ha analizado, ya las ha relacionado e intuye que pueden funcionar.

Practica, practica, practica… Como cualquier habilidad, se mejora con la práctica, así que, genera ideas para solucionar cualquier cosa que se te ocurra, aunque no tenga que ver nada contigo ni las vayas a poner en práctica, dedica al menos 20 minutos a la semana a generar ideas sobre algún reto creativo, no es mucho tiempo y tu capacidad creativa crecerá exponencialmente.

¿Quieres comentar algo?